La Gran Muralla de Jolly

barreras-persuasionHace algunos días me dijeron algo sobre mi personalidad que me hizo reflexionar sobre ello. El comentario fue: “Sí, ella es una persona muy reservada”. La realidad es que me considero una persona jovial, llevadera, habladora y extrovertida. Si me tuviera que describir en estos momentos, ser una persona reservada no estaría entre ello. Sin duda, me encontré ponderando sobre esa aseveración. En esos momentos comprendí que, definitivamente, soy una persona muy reservada. Aunque parezca lo contrario, casi nunca hablo de mis sentimientos. ¿Sobre lo que pienso? Tal vez, pero rara la vez me encontrarás en algún Starbucks desahogando mis penas con una amiga.

Muchas personas creen que es enfermizo no querer hablar sobre lo que sentimos. No puedo decir si lo es o no, pero quisiera explicarles nuestro punto de vista. Muchas veces las experiencias nos llevan a crear nuestros propios mecanismos de defensas. De cierta manera, necesitamos proteger lo que más valoramos. A medida que pasa el tiempo, muchas personas nos defraudan, nos hieren, nos subestiman y a consecuencia de eso creamos nuestra Gran Muralla China personalizada. ¿Para qué? Creo que es un tantito obvio, no queremos sufrir.

Mientras leía un artículo en el enlace de “Discovery Channel” sobre la Gran Muralla China, me topé con un dato curioso. El propósito de la muralla no era impedir la entrada a China, sino evitar que robaran propiedades. ¡Vamos! De cierta manera impedían la entrada, pero era por el temor al hurto. Lo que me hace pensar que nosotros también tememos que nos roben un pedacito de “yo”. No sé si les pasa, pero cuando me decepcionan siento que se llevan un pedazo de mí, un pedazo de mi confianza… o tal vez un pedazo de mi esperanza. En ese preciso instante es que comienzo a construir la Gran Muralla de Jolly. Siempre espero un tiempo razonable para entablar una amistad y, aunque suene raro, estudio a la persona. Aun a mis amistades más cercanas les doy migajas; solo les puedo expresar una parte de mis sentimientos. He descubierto que mientras menos me apego (emocionalmente hablando) a las personas más me protejo. Por esa razón, las personas piensan que soy fría, que no siento y que me vale un bledo lo que piensen. ¡No es así!

Nosotros, los reservados (jajaja), amamos profundamente. Parecemos ser una torre fuerte y en realidad nuestros sentimientos son nuestro talón de Aquiles. Sentimos la necesidad de construir esa muralla para proteger nuestra vulnerabilidad. Se nos hace difícil hacer amigos y más aún entablar una relación amorosa. Esto no quiere decir que no tenemos amigos ni novios. Lo que quiere decir es que vamos despacio, pero firmes. Eso sí, cuando decidimos abrirnos por completo somos las personas más “cool” del planeta (jajajajaja). Así que si conoces a alguien con estas cualidades, dale su espacio. Si tienes estas cualidades, deja el miedo atrás y derrumba tu Gran Muralla China. ¿Sabes por qué? Porque encontré otro dato curioso con relación a la Gran Muralla China. Aproximadamente murieron diez millones de personas construyéndola. Haciendo alusión a esto, ¡CUIDADO! Ya que creando esa muralla podrías tronchar infinidad de hermosas amistades o alguna relación amorosa.

Un beso cibernético,

Jolly Ann

Advertisements

One thought on “La Gran Muralla de Jolly

  1. Esta reflexión está excelente…!!! Me gustó muchísimo, se nota que tuviste que hacer una profunda instrospección. Ciertamente, este blog redundará en beneficio para ti. Dios te bendiga….

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s